El Sistema circulatorio

Combinado con el sistema cardiovascular, el sistema circulatorio ayuda a combatir enfermedades, ayuda al cuerpo a mantener una temperatura corporal normal y proporciona el equilibrio químico adecuado para proporcionar la homeostasis del cuerpo, o estado de equilibrio entre todos sus sistemas.

El sistema circulatorio consta de cuatro componentes principales:

  • El Corazón: Aproximadamente del tamaño de dos manos adultas juntas, el corazón descansa cerca del centro del pecho. Gracias al bombeo constante, el corazón mantiene el sistema circulatorio funcionando en todo momento.
  • Arterias: Las arterias llevan la sangre rica en oxígeno lejos del corazón y a donde necesita ir.
  • Venas: Las venas transportan la sangre desoxigenada a los pulmones, donde reciben oxígeno.
  • Sangre: La sangre es el medio de transporte de casi todo lo que hay dentro del cuerpo. Transporta hormonas, nutrientes, oxígeno, anticuerpos y otras cosas importantes necesarias para mantener el cuerpo saludable.sistema circulatorio

El oxígeno entra al torrente sanguíneo a través de membranas diminutas en los pulmones que absorben el oxígeno a medida que se inhala. A medida que el cuerpo utiliza el oxígeno y procesa los nutrientes, crea dióxido de carbono, que los pulmones expulsan al exhalar.

Un proceso similar ocurre con el sistema digestivo para transportar nutrientes, así como hormonas en el sistema endocrino. Estas hormonas se toman desde el lugar donde se producen hasta los órganos a los que afectan.

El sistema circulatorio funciona gracias a la presión constante del corazón y de las válvulas de todo el cuerpo. Esta presión asegura que las venas lleven la sangre al corazón y las arterias la transporten lejos del corazón.

Partes del aparato circulatorio

Dos caminos vienen del corazón:

  • La circulación pulmonar es un bucle corto desde el corazón hasta los pulmones y viceversa.
  • La circulación sistémica transporta la sangre desde el corazón a todas las demás partes del cuerpo y viceversa.

En la circulación pulmonar

La arteria pulmonar es una arteria grande que viene del corazón. Se divide en dos ramas principales y lleva la sangre del corazón a los pulmones. En los pulmones, la sangre recoge oxígeno y deja caer dióxido de carbono. La sangre regresa al corazón a través de las venas pulmonares.

sistema circulatorio corazon
En circulación sistémica

Luego, la sangre que regresa al corazón ha recogido mucho oxígeno de los pulmones. Así que ahora puede salir al cuerpo. La aorta es una gran arteria que sale del corazón llevando esta sangre oxigenada.

Las ramas de la aorta envían sangre a los músculos del propio corazón, así como a todas las demás partes del cuerpo. Como un árbol, las ramas se hacen cada vez más pequeñas a medida que se alejan de la aorta.

En cada parte del cuerpo, una red de pequeños vasos sanguíneos llamados capilares conecta las pequeñas ramas de las arterias con venas muy pequeñas. Los capilares tienen paredes muy delgadas, y a través de ellas, los nutrientes y el oxígeno son entregados a las células. Los productos de desecho se introducen en los capilares.

Los capilares entonces conducen a las venas pequeñas. Las venas pequeñas conducen a venas cada vez más grandes a medida que la sangre se acerca al corazón. Las válvulas en las venas mantienen la sangre fluyendo en la dirección correcta.

Dos grandes venas que conducen al corazón son la vena cava superior y la vena cava inferior. (Los términos superior e inferior no significan que una vena sea mejor que la otra, sino que se encuentran por encima y por debajo del corazón.)

Una vez que la sangre vuelve al corazón, necesita volver a entrar en la circulación pulmonar y regresar a los pulmones para dejar el dióxido de carbono y recoger más oxígeno.

Referencias: